Aislamiento térmico

La capacidad de aislamiento del poliuretano proyectado es muy robusta frente a los efectos de envejecimiento a los que están expuestos habitualmente los aislamientos térmicos.
Con el poliuretano proyectado es más fácil controlar los puentes térmicos ya que se puede mantener el espesor del aislamiento y hacer las geometrías que se consideren oportunas para la solución.
El poliuretano proyectado alcanza un alto nivel de aislamiento con poco espesor, pero existen unos mínimos normativos.

Acondicionador acústico

La utilización de espumas de celda abierta, además, tiene un efecto positivo de absorción acústica. Puede sufrir desgaste y envejecimiento, incrementandose su deterioro si se deja visto.

Impermeabilidad de fachadas

El poliuretano proyectado, al ser un sistema continuo intermedio, cumple sin enfoscado previo con el máximo grado de impermeabilidad de las fachadas de la forma más sencilla y económica.

Control de humedad

El poliuretano proyectado, siendo impermeable al agua, permite transpirar al cerramiento.
En aquellas soluciones constructivas en las que exista riesgo de condensación será necesario interponer una barrera de vapor in situ para evitar patologías.

Seguridad frente al fuego

La clasificación de reacción al fuego del poliuretano proyectado desnudo va desde C,s3-d0 hasta E.
La clasificación en aplicación final de uso va desde B-s1,d0 hasta B-s3,d0.
El CTE permite la utilización de poliuretano en la mayoría de las aplicaciones.
En fachadas ventiladas de más de 18 m es necesario proteger la espuma.

Salubridad

El Poliuretano es un material completamente inocuo y saludable para el hombre, si está debidamente protegido y se aplica en obra con las garantías suficientes de ventilación. Contiene HCN (cianuro de hidrógeno) que es perjudicial para la salud en caso de incendio.

Sostenibilidad

El Poliuretano proyectado ayuda a reducir las pérdidas térmicas, de forma económica, y garantizando el confort de las personas. Su producción no es ecológica.

Resistencia mecánica

La resistencia a la compresión varía linealmente con la densidad, así tenemos una resistencia a compresión mayor de 200 kPa, válido para cubiertas y suelos, en espumas de más de 40 kg/m³.

Estabilidad química

El Poliuretano proyectado puede pintarse, barnizarse, pegarse, revestirse, o puede ser utilizado como revestimiento de locales con atmósferas agresivas, siempre y cuando se garantice que no tendrá contacto con el fuego.

Adherencia

El Poliuretano proyectado presenta gran adherencia sobre sustratos consistentes, limpios y secos. La adherencia de otros materiales al poliuretano se puede elevar según la necesidad tanto físicamente, rascando la superficie, como químicamente, mediante el empleo de una imprimación.

Puesta en obra

Al ser un material proyectado “in situ”, el poliuretano proyectado presenta una gran versatilidad e infinidad de ventajas en la puesta en obra.

Normalización

El Poliuretano proyectado es un producto de construcción con Norma UNE de AENOR tanto para la fabricación de sistemas como para la aplicación, desde el año 1998.

Certificación

El poliuretano proyectado es el único material aislante que puede certificar sus propiedades antes de la instalación y una vez instalado en obra.