A la hora de aislar las paredes de una casa, el mercado nos ofrece muchas opciones y posibilidades. En esta ocasión os proponemos utilizar un material ligero y muy resistente: se trata de unos paneles decorativos aislantes de poliuretano, muy fáciles de instalar y manipular, con los que conseguiremos un perfecto aislamiento tanto térmico como acústico, además de evitar que penetre la humedad.

Son paneles con colores mezclados en la impresión, no pintados, lo que les confiere una textura y un acabado más natural. Se trata de un material ligero, fácil de cortar y transportar, aislante térmico y acústico, resistente al agua y a los golpes. Con ellos conseguiremos, además, un acabado decorativo realmente espectacular.