Las vigas rústicas de imitación, estan fabricadas en poliuretano, son de la mejor calidad y precio, siendo prácticamente imposible distinguirlas de una vigas auténtica, ya que están fabricadas a partir de moldes sacados de vigas auténticas.

Las vigas falsas de madera, fabricadas en poliuretano son actualmente las más empleadas para recrear techos rústicos, al ser sintéticas el deterioro es nulo, aguantan mejor la humedad y cualquier cambio de temperatura. Su deterioro es prácticamente nulo, al contrario de lo que ocurre con otros materiales.

Este material es una resina sintética que se obtiene a partir de poliésteres. También suelen ser huecas, esto hace que resulten muy útiles para tapar grietas de los techos o esconder cables y conducciones eléctricas.

Para fijar las vigas de imitación al techo, existen varias posibilidades, siendo todas ellas de una gran facilidad (silicona, pegamento, etc.). También existen bridas decorativas en hierro que resultan muy prácticas para ocultar el encuentro entre dos vigas.