En algunas viviendas, de repente empiezan a aparecer manchas de moho en las paredes, esquineras, debajo de las ventanas o en los armarios: no es un hogar seco. Las humedades por condensación se produce cuando la temperatura interior de una vivienda es superior a la del exterior. En el cerramiento que separa los dos ambientes existe un gradiente de temperatura y presión de vapor, que permite que se alcance el punto de rocío provocando que parte del vapor de agua del ambiente se condense en estado líquido.

La humedad por condensación se produce cuando el vapor de agua del aire entra en contacto con una superficie fría, una pared mal aislada, una zona poco ventilada o carente de calefacción, etc. El vapor de agua contenido en el aire se condensa sobre esas superficies. Se ve en cristales y paredes con alto coeficiente de transmisión térmica. No se trata de una humedad que dañe la estructura de la vivienda o el edificio, aunque es muy importante tratarla adecudadmente para preservar correctament los enseres y la salud de sus ocupantes de la vivienda, logrando un hogar seco y saludable.

Las humedades por condensaciones se manifiestan en forma de gotas en los cristales y espejos, manchas negras de moho en los revestimientos debidos a las colonias de estos que se forman en las zonas bajas de los muros, forjados y encuentros con las fachadas. Dicha diferencia de temperaturas también se ve incrementada por la orientación del edificio. Y por lo general es un fenómeno que se nota mucho más en invierno. La humedad por condensación provoca contaminación ambiental y es perjudicial para la salud de las personas, pudiendo favorecer la aparición de alergias o asma.

Las condensaciones se ven fácilmente en superficies no absorbentes, como los cristales, espejos, alicatados, pinturas impermeables manifestándose en forma de gotas. Las causas principales por el que se manifiestan las humedades por condensación son:
– Calefacción
– Mala ventilación
– Mal aislamiento térmico

También incide la ocupación de la vivienda: cuantas más personas, mayor humedad (50/80 gr. de vapor de agua/h por persona); también el lavar y secar ropa en el interior de la vivienda y la escasa ventilación de los locales. Las estufas de butano aportan una cantidad de agua al ambiente del orden de los 400/700 gr/kg. de combustible consumido.

Hay que saber, que la falta de una ventilación adecuada termina ocasionando un exceso de humedad en el interior de la vivienda o local, simplemente por los hábitos normales de cualquier persona que estamos generando continuamente (baños, duchas, cocinar, lavadoras-secadoras, lavaplatos, secado de ropas encima de radiadores, nuestra propia respiración…). Al principio, puede que no notemos la presencia de la condensación, aunque lentamente se va depositando en los rincones, paredes, interior de armarios, cristales, etc., llegando a formar mohos y bacterias. Los primeros síntomas que nos muestran que ya no tenemos un hogar seco es que se van degradando lentamente los revestimientos, pinturas y sobre todo la salud de sus ocupantes.

Las consecuencias debidas a las condensaciones son los siguientes:
– Olores
– Ambiente insalubre que terminan ocasionando enfermedades de tipo pulmonar (asmas, bronquitis, etc.).
– Formación de hongos
– Inhabitabilidad de la vivienda

Prevención

Nadie quiere respirar un aire insano en su local o vivienda que dañe la salud de sus ocupantes. Es muy necesario respirar un aire puro y de calidad: tener un hogar sano. Para evitar las condensaciones, debemos disminuir la cantidad de vapor de agua en el ambiente. Cerrar las puertas de baños y cocina , para evitar que su ambiente muy húmedo, se extienda por toda la casa. No secar ropa en el interior de la vivienda y ventilar regularmente.

Cuando calentamos el ambiente, poniendo la calefacción al máximo, el aire caliente es capaz de absorber una gran cantidad de agua que al enfriarse se condensará en cristales, paredes y techos. Es un gran error, encender y apagar la calefacción cuando estamos y cuando nos vamos; al igual como otro error común: no ventilar la vivienda en invierno para que no se enfríe.

Si nuestra vivienda no es capaz de evacuar por sí sola ese exceso de humedad ambiental, debido a los materiales de fabricación herméticos que no permiten la menor perdida de calor, esto acabará generando un exceso de vapor de agua ambiental que en cuanto alcance su punto de rocío terminará produciendo el fenómeno de la condensación ante un contraste térmico de temperaturas. TechnoSec te proporciona algunos consejos que puedes tener en cuenta para evitar que se produzcan las molestas humedades por condensaciones en su vivienda y tener un hogar seco y saludable:

– Es por tanto muy necesario acostumbrarnos a vivir con ventilación mecánica ” VMI ® “, para conseguir un aire de calidad, garantizando la ventilación correcta y aireación de su vivienda.
– En el caso de las habitaciones, es conveniente que posean ventilación cruzada interior, generando circulación y renovación de aire en todos los sectores.
– Un buen asoleamiento del local disminuye posibles condensaciones.
– Toda actividad que pudiese generar vapor de agua al ambiente de la vivienda, deberá tener ventilación al exterior (calefactores de gas, lavado, secado y planchado de ropas, cocina, duchas, etc.)
– Evitar la formación de puentes térmicos en muros, pretiles, azoteas y techos.
– Disponer de buen sistema de calefacción erradicando estufas a butano.
– Correcto empleo de elementos aislantes, ventilaciones y barreras de vapor.
– Deberemos limpiar las manchas de moho con agua y legía (el cloro mata los vegetales) ya que si no es posible que las manchas de moho vuelvan a aparecer.