Las propiedades de la poliurea la convierten en un producto para las aplicaciones en las que la impermeabilización, protección y durabilidad sean vitales. Las infinitas posibilidades de coloración de la poliurea son una clara ventaja en aquellas aplicaciones en las que el aspecto estético juegue un papel importante. La adaptabilidad y la adherencia de la poliurea permiten su uso en casi cualquier aplicación con requerimientos de impermeabilización y/o protección, podemos destacar: Impermeabilización y protección anti-corrosión sobre acero, hormigón y otros muchos soportes.

– Revestimiento protector de cualquier elemento constructivo, sea cual sea su geometría.
– Impermeabilización de cubiertas, terrazas, balcones, voladizos, …
– Cubiertas de metal inox, galvanizadas, de chapa, de zinc, prelacadas y de fibrocemento para su encapsulamiento.
– Impermeabilización de depósitos (con certificados de no migración a agua potable / etanol).
– Revestimientos de puentes (bajo asfalto) y elementos del sector civil.
– Pavimentos y cubiertas de aparcamientos con tráfico rodado.
– Cubiertas y fachadas ajardinadas Muros y cimentaciones enterrados.
– Instalaciones industriales y de producción.
– Plantas energéticas, de reciclaje y de tratamiento y almacén de residuos.
– Piscifactorías, depuradoras y petroquímicas.
– Zonas con pavimentos antiestáticos.
– Protección al fuego (pavimentos y recubrimientos).
– Mercado naval.
– Revestimiento de vehículos.
– Tematización de parques de atracciones, ferias y exposiciones.